Las redes sociales son un medio de conexión entre personas, empresas e instituciones. Sin embargo, reflexionamos mucho menos en que las redes sociales también pueden ser una importante herramienta digital de ventas.
Existen diversos tipos de redes sociales, y cada una de ellas pueden representar ventajas para nuestro negocio, o bien, ser la más adecuada para el producto o servicio que ofrecemos.
Si ofrecemos productos o servicios dirigidos a las pequeñas, medianas y grandes industrias, seguramente nuestro objetivo sea promocionarnos en redes sociales empresariales, en donde nuestro producto pueda ser encontrado en forma específica y rápida por personas o empresas que buscan específicamente lo que ofrecemos.
Ahora que, si lo que ofrecemos son productos dirigidos al público en general, nos podremos promocionar en páginas más generales, como Facebook o Instagram, donde podremos llegar al público que más le interese adquirir nuestro producto.

Además de la promoción, estas redes sociales pueden convertirse en canales de venta. Para lograr esto, debemos redactar buenos anuncios, mostrando nuestros productos y servicios de manera atractiva, mostrando fotografías, videos, un vínculo a la página del producto, e invitando al cliente a la acción, o sea, a adquirir lo que les ofrecemos. En la llamada a la acción es donde las redes sociales se pueden convertir en un importante medio digital de ventas.
Una vez que hemos diseñado un buen anuncio, debemos darle la promoción adecuada. Tenemos tres vías para lograrlo: Resultados orgánicos, resultados pagados y tiendas virtuales.

Resultados orgánicos: Estos resultados los obtendremos mediante las publicaciones periódicas. Cada vez que publiquemos, nuestro anuncio aparecerá en los resultados de nuestros suscriptores y mientras más atractivo les resulte, más reacciones provocarán, lo que permitirá que la red social lo considere relevante y lo pueda mostrar de nuevo posteriormente. Además, y quizá lo que más nos interesa, es que la publicación tenga una alta tasa de conversión, es decir, que la visualización de nuestra publicación se convierta en una visita a nuestra página o nuestra tienda virtual, y finalmente, en una venta.

Para lograr este objetivo, podemos utilizar herramientas de administración de redes sociales que publiquen automáticamente a ciertas horas y días de la semana. Además, podemos programas que nuestras publicaciones se muestren a ciertos públicos, que consideremos clientes constantes o potenciales, de acuerdo con datos como su edad, preferencias o zona geográfica.

Publicaciones pagadas: Muchas redes sociales permiten el pago de publicidad, que al igual que las publicaciones orgánicas, pueden aparecer dirigidas a determinado público, en ciertos horarios e incluso si las personas tienen intereses relacionados a nuestro producto o servicio.  Este tipo de publicidad en general aparece del lado derecho de las ventanas, y se va alternando con otros anuncios o aparecer como enlaces patrocinados. Pueden ayudar para que los usuarios visiten nuestras páginas o directamente nuestras tiendas virtuales.

Tiendas virtuales: Algunas redes sociales como Facebook, además de las páginas personales y los grupos, tienen la opción de crear una tienda virtual dentro de la red social, en la que podemos ofertar productos y servicios. Plataformas como WooCommerce y Shopify, tienen la opción de integración automática a Facebook, y al configurar la cuenta, automáticamente se agregarán la pestaña de tienda y actualizará la lista de productos disponibles en la tienda dentro de esta red social.

Como podemos apreciar, las redes sociales son un instrumento muy importante, pues siendo su uso tan extendido y estando conectadas tantas personas, y seguramente entre ellas cientos o miles de clientes potenciales, incorporarnos a estas redes como canal de ventas, es un paso lógico e indispensable en la actualidad.

BI Solutions | Todos los derechos reservados ©. | Aviso de privacidad